Publicado el

Proyectaran en el Parque General San Martin nuevo ciclo de cine al aire libre

Vecinos y turistas que visitan la provincia podrán participar de un nuevo ciclo de Cine Nacional al aire libre, que conjuga películas argentinas con noches veraniegas y la frescura del Parque General San Martin.
La actividad que es libre y gratuita se desarrollará durante los días 19, 20, 21 y 22 de enero en la rotonda del Rosedal en el Parque San Martin a partir de las 21.30.
Las películas recorren todo tipo de género desde el suspenso hasta la comedia romántica pasando por un policial filmado en Mendoza. Los filmes que forman parte de este ciclo 2017 son: La educación del rey, Caída del cielo y Al Final de Túnel.

23-01-12 Parque General San Martin, Mendoza. Inicio del ciclo Noche de Cine en el parque
Parque General San Martin, Mendoza.
Inicio del ciclo Noche de Cine en el parque

Jueves 19, a las 21.30. Al final del túnel. Género: Suspenso. Guión y Dirección: Rodrigo Grande. Actúan: Leonardo Sbaraglia, Pablo Echarri y Clara Lago.
Joaquín es un hombre en silla de ruedas que vive en su oscura y fúnebre casa, un lugar que conoció tiempos mejores. Por eso decide poner un anuncio para alquilar una habitación, al que responde la bailarina de striptease Berta, que se muda allí con su hija Betty. Gracias a su presencia la casa cobra alegría, al igual que la vida de Joaquín.
Pero una noche, mientras repara ordenadores en su sótano, Joaquín escucha un tenue ruido que le hace descubrir que la banda de atracadores Galereto está construyendo un túnel que pasa bajo su casa para robar un Banco. De esta forma empieza a espiar a los ladrones para intentar frustrar sus planes y, así, descubre que Berta no es quién dice ser y que en realidad colabora con ellos.
Viernes 20, a las 21.30. Caída del cielo. Género: Comedia Romántica. Dirección: Néstor Sánchez Sotelo. Guión: Leonel D’Agostino, Martín Blaszko y Nancy Giampaolo. Actúan: Muriel Santa Ana, Peto Menahem, Héctor Díaz, Sebastián Wainraich, Karina K, Fabián Forte, Verónica Intile, Pedro Di Salvia, Facundo Cardosi, Hernán Jiménez, Alejandra Rincón
.Alejandro está en su patio y el cuerpo de una mujer cae a su lado. Es Julia y ¡está viva! Sin poder moverse, Julia le da tranquilas indicaciones a un Alejandro atónito hasta que consigue llamar a emergencias. Julia vive en el departamento que está exactamente arriba del de Alejandro. Desde entonces estos dos fóbicos personajes comienzan a enlazar sus vidas solitarias.
Sábado 21 y Domingo 22, a las 21.30. La educación del Rey. Género: miniserie policial. Dirección: Santiago Esteves. Escrita por: Santiago Esteves y Juan Manuel Bordón. Actúan: Germán de Silva, Matías Encinas, Elena Schnell, Manuel García Migani, Mario Jara, Martín Arrojo, Jorge Prado, Marcelo Lacerna, Alina Rodríguez Hualpa y Marcelo Díaz. Participación especial de Esteban Lamothe y Walter Jakob.
La educación del Rey es la historia del encuentro entre dos mundos aparentemente opuestos, pero muy próximos entre sí. Reynaldo (16), escapando de su primer robo cae en el jardín de Carlos Vargas (65), un jubilado ex policía y guardia de seguridad. A partir de allí se irá forjando una relación de mutuo aprendizaje, en medio de una intriga policial electrizante.
 
 
 

Publicado el

Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad

Parque San Martín, el pulmón verde de la ciudad cumplió 120 años

El 6 de noviembre de 1896 se creó por ley para que funcionara como “zona de purificación” al oeste de una ciudad amenazada por las enfermedades. Emilio Civit y Carlos Thays, los que le dieron forma.

Los Portones son quizás el testimonio más famoso del Parque y la postal elegida por todos.

Corrían tiempos difíciles para una Mendoza que aún continuaba su proceso de reconstrucción a poco más de tres décadas deel trágico terremoto de 1861, que dejó la ciudad en ruinas.

Fue necesario rediseñar el espacio público, buscar alternativas.

Hoy, el pulmón verde más importante del oeste argentino cumple 120 años desde su creación por ley (la N°19 del 6 de noviembre de 1896).

Es que en medio de una provincia de clima árido, la idea de incorporar vegetación de cara al pedemonte tuvo tres objetivos compartidos, que prendieron de raíz.

Uno de ellos fue generar un espacio que sirviese como “zona de purificación” frente a las posibles enfermedades que amenazaban a la ciudad.

El otro objetivo, social y sanitario, fue dotar a la comunidad de un escenario de recreación, donde fuera posible establecer vínculos compartiendo momentos agradables en grupos o familias. El último eje que sostuvo la creación del parque fue armar a la ciudad de una defensa aluvional.

Durante la gestión del gobernador Juan Cornelio Moyano, el ministro de Obras y Servicios Públicos, Emilio Civit, fue quien lejos de dar vida a una idea pasajera contrató para su diseño al paisajista francés Carlos Thays, quien se hizo cargo de la planificación.

A fines del siglo 19 Mendoza tenía problemas graves; la sequedad del ambiente, la ausencia del agua en el invierno y las lluvias torrenciales en el verano se sumaban a las inundaciones que se producían cuando llovía. Otro inconveniente era la escasez de agua potable y el sistema sanitario era deficiente”.

Emilio Coni, un higienista de Buenos Aires. determinó que era necesario crear un pulmón verde para la ciudad. Con esa directiva, el ministro pidió la colaboración de Thays, quien en un primer momento planteó un parque rodeado de huertas con un jardín botánico, olivares y un hipódromo.

Así, se incorporan, en pleno desierto, las primeras especies arbóreas traídas de todo el mundo sobre 295 hectáreas.

Los monumentos que hoy se conservan en los diferentes tramos del paseo de este Parque San Martin, el pulmón de la ciudad, dan cuenta de la impronta que quisieron otorgarle las autoridades a lo largo de los años.

Los Portones, de hecho, fueron adquiridos a la fundición Mc Farlane y habían sido fabricados para adornar un placio en la India.

Querían un espacio que estuviese a la altura de los grandes parques del mundo”, destaca la especialista. Los portones -traídos de Escocia- y más tarde la Fuente de los Continentes, los Caballitos de Marly (fabricados en mármol de Carrara) y el grupo de esculturas de «Diana y Endiión» son las obras que hasta hoy sellan la identidad del Parque San Martín, el pulmón de la ciudad.

«El interés en ese momento era marcar el ingreso al parque, que fuese una entrada monumental», por eso las piezas principales se encuentran sobre el ingreso y la rotonda principal.

La creación de este espacio público tuvo una impronta básica mendocina al utilizar como sistema de regadío a las acequias, recurso utilizado por los pueblos originarios.

Si bien el Parque San Martin, el pulmón de la ciudad, fue inspirado en el Bios Boulogne del oeste de París, su naturaleza fue recreada en base a las posibilidades de estas tierras de clima árido.

Para Silvia Cirvini, arquitecta e investigadora del Conicet, el Parque San Martín, el pulmón de la ciudad, hoy es un sitio que se plantea como un espacio contenedor de otros elementos que a lo largo de los años se han sumado en función de las necesidades de la sociedad.

El Rosedal, el Club Regatas, el Zoológico, el Cerro de la Gloria, como así también el Parque Aborigen y hasta la pequeña trocha del tren que permitía la circulación de pasajeros en su interior son algunos ejemplos.

Actividades que invitan a recorrer el Parque San Martín, el pulmón verde de la ciudad.

Caminata. Paisaje y Patrimonio.

Recorridos por avenidas del parque y espacios significativos. Safari fotográfico y realización de croquis. Exposición de trabajos.

Tour en bici por el Parque

Recorridos por senderos con patrimonio forestal, arquitectónico y escultórico.

Los invitamos a respiren de nuestra naturaleza en el corazón de la ciudad..

foto antigua Parque
Ingreso Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad

Parque entrada
Ingreso Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad

Portones del Parque General San Martín (foto de 1904)
Ingreso Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad -Portones del Parque General San Martín (foto de 1904)

Parque
Vista aerea Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad

 
 
Paseo del Rosedal, Parque General San Martín (década de 1930). Mendoza
Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad Paseo del Rosedal, década de 1930

Lago y rosedal
Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad – Lago y rosedal

fueste de los continentes
Parque San Martin, el pulmón verde de la ciudad – Fuente de los continentes

Publicado el

El Challao, historia y atractivos

 

Historia de El Challao

El Challao, belleza natural
El Challao, belleza natural

 
El Challao es un área extensa, cuya historia y atractivos la transforman en el portal del turismo en Mendoza. Como cada espacio turístico de esta hermosa provincia, también nos cuenta una historia. Sus primeros pobladores fueron huarpes, cuyo cacique se llamaba Challao (cuenco de agua), este cacique no supo o prefirió no defender su territorio ante la llegada de los españoles, se los cedió y allí, en 1562, los conquistadores comenzaron la explotación de oro, en manos luego de los jesuitas, hasta el siglo XVIII. Fue en esta época, a principios del siglo XIX, cuando se construyera el acueducto que, desde El Challao, dirigía las aguas del río hacia la antigua ciudad de Mendoza. Este fue renovado en 1876, construido con caños de cerámica, distribuía el agua a través de surtidores públicos ubicados en diferentes puntos de la ciudad.
 
Desde entonces, por supuesto, se dieron muchos cambios, pero lo importante es la unión que siempre se ha establecido entre esta zona y la ciudad de Mendoza. Hoy, por ser lugar de muchos atractivos, reúne a miles de turistas y también los habitantes locales, ya que concentra actividades para el deporte y la recreación. Brindando además de su  belleza paisajística, variadas respuestas a las necesidades de visitantes y usuarios permanentes de sus espacios.
La gran oferta incluye campings, complejos, cabañas, un mirador, boliches, salones de fiestas, el Santuario, la “Alfombra Mágica”, los recuerdos del abandonado parque de diversiones “Challaolandia” y el recordado Autocine El Challao. En cuanto a su población, ha crecido exponencialmente, proliferando hermosos barrios, algunos privados y la mayoría de acceso limitado.
Debido a la interesante variedad de atracciones, daremos a cada una, la atención merecida. Comenzaremos por el principio, como se debe, porque en cuanto se deja la ciudad, de un momento a otro, todo cambia y el verde estalla a partir de Los Portones del Parque San Martín.
 
Portones del Parque

Parque General San Martín

Su creación respondió a la necesidad de generar una defensa aluvional, que protegiera la nueva ciudad, que se construyó después del terremoto devastador del año 1861, propulsada por el Ministro de Obras y Servicios Públicos Emilio Civit, a través de las leyes N°3 y 19, que dan creación al denominado entonces Parque del Oeste.
Se encarga la obra paisajística al experto creador de espacios tales como: Parque 9 de Julio, Parque Sarmiento y Parque Nahuel Huapi, el francés Carlos Thays y en 1944 se le otorgó el nombre actual.
En su entrada principal, reciben con su majestuosidad, los Portones del Parque, instalados en 1907, obra que el maestro restaurador, Miguel Ángel Marchionni, pusiera en valor en 2013, respetando los materiales y técnicas originales de realización (su peso total es de 47017 kilos). Ostentan un cóndor y el escudo de Mendoza, elaborados magistralmente.
Al traspasar los portones, nos encontramos con una original obra en dúo, Los Caballitos de Marly, los cuales replican a los originales de los Campos elíseos de París. Y a partir de allí, un mundo de verde frescura, donde crecen y se multiplican las 300 especies, las  que originalmente se introdujeran en el predio, traídas desde América del Norte, Asia, Europa y Australia, amalgamadas luego, con nuestras especies autóctonas.
El Parque es un laberinto muy bien diseñado, con 17 km de pequeñas calles y anchas avenidas, cuyos nombres ilustran las especies que las bordean (Los Tilos, Las Palmeras, etc.) demostrando que se ha priorizado en la importancia de la naturaleza y donde se encuentra espacio para todo tipo de actividades deportivas, culturales y de esparcimiento.
Decoran las rotondas nada menos que 34 esculturas de diferentes dimensiones, incluidas fuentes de una estética impecable, destacándose La Fuente de los Continentes y el Monumento al Ejército de los Andes, que se encuentra en el Cerro de la Gloria.
Desde hace más de cien años, este parque es uno de los más importantes espacios verdes de la Argentina, no solo por sus dimensiones, sino por su estética, donde confluyen influencias francesas, inglesas y también locales. Sus 307 hectáreas cultivadas, logran su “bouket” con el maravilloso Rosedal, este paseo de estilo francés, que se encuentra frente al Lago del Parque, en él una gran diversidad de rosales de diferente origen, invitan al relax y al romanticismo.
 

Un lugar para tomarse de la mano
Un lugar para tomarse de la mano

Frente a éste, el Lago refleja fielmente el cielo, mientras a su alrededor, miles de personas disfrutan de la práctica de algunos deportes acuáticos, tales como el remo de competición, wakeboard y el paseo en botes para visitantes. Frente al famoso y tradicional Club Mendoza de Regatas, de estilo inglés, donde se realizan otros deportes.
Sobre las alegres calles inundadas de mendocinos y turistas ávidos de las bondades de este parque, se puede ver ciclistas, skaters, patinadores, caminantes, clases de salsa y de gimnasia aeróbica, y también pistas de salud para el placer de los atletas.
A toda esta actividad se agregan sus restaurantes, el pequeño y pintoresco Teatro Pulgarcito, los clubes deportivos, las Universidades y para coronarlo, en la cima del camino, el imponente Cerro de la Gloria.
Los turistas se trasladan en auto, en microbuses, en la famosa “bañadera”(un micro sin techo que hace las delicias de los sorprendidos visitantes), también churrasqueras, camping, unidades de servicio y la protección de la Dirección de Parques y Zoológicos de Mendoza. Entre los muchos atractivos, se brindan conciertos sinfónicos en la isla del lago, y muestras de cine argentino.
 

Instalaciones de interés en el Parque Gral. San Martín

El famoso Teatro Griego Frank Romero Day, o anfiteatro,  escenario de todas las ediciones de la Fiesta nacional de la Vendimia, desde 1963, tiene una capacidad de casi 20.000 espectadores, sentados, y se triplica con el público que presencia el maravilloso espectáculo desde los cerros aledaños (también una tradición, la de llevarse el matecito y unas viandas para esperar desde temprano la celebración).
 
Anfiteatro Frank Romero Day
Su nombre original es Anfiteatro del Cerro de la Gloria, una monumental  obra realizada por un destacado arquitecto de la comunidad mendocina, Daniel Ramos Correa, quien llevara a cabo además la remodelación del Cerro de la Gloria, un teatro al aire libre de pequeñas dimensiones y el traslado y modernización del Zoológico. El bolsón que se eligiera para realizar el anfiteatro, era ya un escenario natural y sólo restaba acondicionarlo para la realización de las festividades, luego el ingeniero Frank Romero Day fue quien aportó los fondos necesarios para culminar las obras.
 
Museo de Ciencias Naturales y antropológicas, Juan Cornelio Moyano: en éste se expone la increíble cantidad de más de 80.000 ejemplares, donde la naturaleza y la historia de la vida se muestran de manera didáctica y estética. Es una entidad abierta a la comunidad en general, que intenta plasmar el fluir continuo de los tiempos, la diversidad de especies y propone una toma de conciencia sobre la existencia misma. Se fundó el 15 de abril de 1911, como Museo General Regional y en la actualidad se lo ha declarado Bien del Patrimonio Nacional, por la importancia de sus colecciones. Éstas incluyen Mineralogía, Paleontología, Etnología, Arquelogía y Zoología.
Museo Juan C. Myonano
 
 
Estadio Provincial Islas Malvinas: se comienza su construcción en 1976, por obra del arquitecto uruguayo Rafael Viñoly, donde antes funcionara el autódromo provincial, para ser utilizado dos años después durante el mundial de 1978. Se encuentra en el piedemonte, en el corazón mismo del parque Gral. San Martín, a solo 3 km del km 0 de la ciudad de Mendoza.
Inaugurado el 14 de mayo de 1978, con un partido entre la selección de Mendoza y la de San Rafael. Su nombre fue dado en honor a la gesta de Malvinas, en 1982, cuando abandonara su antiguo nombre, Estadio Ciudad de Mendoza. Su capacidad es de 42.000 espectadores, distribuidos en sus 4 plateas. Actualmente continúa su remodelación a fin de adaptarlo a las demandas actuales de los eventos deportivos de nivel internacional. Se han realizado además de eventos deportivos, gran cantidad de recitales y eventos artísticos de diferente índole.
 
Estadio Malvinas Argentinas
 
CRICYT: Centro Regional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas, dependiente del CONICET, de libre acceso para todos los solicitantes, y donde se pueden observar las modernas instalaciones de investigación avanzada, sobre el ecosistema y sus actores.
ICB: Instituto de Ciencias Básicas, que funciona en las instalaciones de la ex Eureka, manteniendo la tradición de aquél espacio, por la estimulación de los alumnos en el conocimiento de biología y otras ciencias básicas.
Completan el panorama  importantes  clubes como: Club Hípico Mendoza, Mendoza Lawn Tennis Club, Golf Club Andino, Aeroclub Mendoza, Velódromo Mendoza, Club Atlético Gimnasia y Esgrima y el Club Sportivo Independiente Rivadavia.
Mapa del Parque Gral. San Martín