Publicado el

Homenaje en el Día de la Mujer. Cuando una mujer sonríe, nace la melesca

 

Mujeres que florecen desde los pueblos

Las mujeres en la historia vendimial
Las mujeres en la historia vendimial

Mendoza festeja una Vendimia más, un tiempo en que la esperanza renace, cuando los racimos se desgranan en las manos que cosechan.
Son temas ahora secundarios la inflación, los problemas institucionales, los que se fueron y los que llegaron. Porque en Mendoza cada rinconcito se viste de fiesta y desde cada pequeño pueblo, una joven mujer da un paso adelante para representar a su comunidad.
Las más bellas, las de ojos brillantes y sonrisa amable. Las jóvenes comienzan a competir para llegar al premio mayor: la Vendimia Central.
En las viñas, cuando los cosechadores se retiran, el silencio mece las hojas del parral. Y los racimos repletos de sol, los que quedaron prendidos a los sarmientos, por puro capricho, concentran su dulzura. Entonces llegan los duendes melesqueros que hacen de las suyas, robando y riendo entre las hileras.
Las elegidas marchan hacia la ciudad, vestidas de lujos medievales, tan mujeres, tan frescas en su juventud. Inventando sonrisas ellas no hacen más que soñar. Y desde muchos sitios del país y del mundo, asisten los turistas, alojándose en hoteles, cabañas y hostels, esperando ser testigos de la magia vendimial.
Se me ocurre que cuando ellas sonríen, los mendocinos sienten más suave el alma. Cuando saludan con su mano arriba, en gesto amable, el desierto se detiene para verlas pasar, el río suena mejor y el Aconcagua se estira para verlas desde su nívea lejanía.
Y se me ocurre también que cada brillo, cada gesto, cada tonada y cada aplauso, vibra en las uvas que quedaron prendidas, más dulces, más tentadoras a cada instante.
Una mujer… una uva. Por eso el hombre las cuida del dolor de la piedra, de la sequía del desamor. Por eso el hombre llora si las ve caer, porque depende de ellas, de su fortaleza y su dulzura, para que la lucha tenga sentido.
Un racimo… una familia. Y el desierto cierra sus ojos para descansar, dejando a las acequias nutrir. El desierto ama a las mujeres cuyanas, que con sus pequeñas manos, sostienen niños y racimos con idéntico cuidado.

La gran fiesta

Espectacular Fiesta Nacional de la Vendimia 2016
Espectacular Fiesta Nacional de la Vendimia 2016

El pueblo mendocino se arrodilla ante la tierra, la bendice y le agradece, ofreciendo el mejor de sus frutos: la belleza de sus jóvenes que crecieron con la grandeza de los grandes soñadores. El zapateo, las polleras como viento y el son de la música que todos reconocen desde niños.
Y aunque la tecnología se empeña en opacar las antiguas vendimias, en todas, los corazones se aceleraron, porque todas fueron y serán la fiesta del pueblo mendocino, la Capital del Vino, el lugar donde sus habitantes le pusieron riendas al agua de la montaña para pintar de verde cada valle.
Una de ellas, entre llanto y risas, brillará un poco más. La Reina Nacional de la Vendimia. Un año para estar al frente de todas las mujeres de Mendoza, cada vez más solidarias, a través del tiempo, las reinas aprendieron a trabajar por su pueblo, como lo hacen las nobles soberanas.
La historia sabe de nuestras mujeres, tal como sabe del trabajo, la tristeza y las alegrías de los hombres que transformaron la tierra haciendo de ésta, una de las provincias más prósperas del país.
Feliz día  de la Mujer, a todas las mujeres mendocinas,  y por supuesto, feliz Vendimia para todos.

Publicado el

Pareja en problemas? El mejor remedio contra la rutina, las cabañas

Cuando la rutina nos lleva cuesta abajo

Rutina: pareja en problemas
Rutina: pareja en problemas

Después de un tiempo, cuando el enamoramiento pierde el brillo, cuando la rutina toma las riendas, la pareja comienza a despojarse de las románticas vestiduras. El trabajo, las cuentas, los niños, la familia… todo parece conspirar para poner a prueba el amor. La pareja pasa a un segundo plano, opacada por la escasez de momentos íntimos.
A veces, no se alcanza a percibir, pues los cambios son sutiles. Para cuando se entra en la cuenta de lo que ocurre, podría ser muy tarde. Las caricias, las miradas y la pasión se diluyen sin remedio en un mar de circunstancias que distraen.
Un día se pierde de vista al otro e incluso a uno mismo embarcados en mil responsabilidades. La razón primordial de estar juntos, que es disfrutar y sentir felicidad en compañía del otro, esa razón que nos hace elegir a esa persona, podría dejar de tener sentido.

Cómo despertar

Sin embargo, si estamos atentos a las señales, si permitimos que el amor nos hable por encima de los pensamientos cotidianos, tenemos la oportunidad de salir del sopor rutinario y recordar…
Recordar por qué nos enamoramos en aquel primer y mágico momento, recordar quienes éramos en ese entonces. Recuperar la conciencia de ser nosotros mismos, porque olvidamos cómo ser amantes, pero darnos una segunda oportunidad no solo podría salvar a la pareja, como acuerdo de vida, sino a nosotros mismos, como personas capaces de amar y disfrutar del amor.

Claves para recuperar el aliento

Cada pareja conoce aquellas cosas que restauran, que oxigenan la relación. Sin embargo, podríamos colaborar recordando algunas claves para el reencuentro:

  • Recuperar el contacto a través de caricias y miradas
  • Regalar presentes, pequeños detalles que recuerden momentos del pasado
  • Romper la rutina con pequeños toques, como desayunar en la cama o salir a caminar en un día lluvioso.
  • Buscar estar a solas en cada oportunidad que se presente.

Y sobre el último punto es que el futuro de la pareja volverá a florecer.

Un detalle hace la diferencia
Un detalle hace la diferencia

 

Construyendo oportunidades

Suele ocurrir que se planean vacaciones con la intensión de fortalecer a la pareja y en lugar de eso, resulta que las diferencias quedan aún más expuestas. La razón es que se escoge la opción equivocada.
Si vamos a intentar revivir la pasión y el glamour, viajar a un centro turístico repleto de gente, ruidos y distracciones, no parece ser lo adecuado.

Mucho ruido, poca intimidad
Mucho ruido, poca intimidad

La diversión nocturna promete un duro despertar y no querrán verse a los ojos, con dolor de cabeza y una resaca memorable. Es posible que surjan mayores diferencias, celos ante la presencia de otras chicas u otros hombres. En fin, la pareja va directo al abismo justo cuando pretendía fortalecerse.
La habitación de  un hotel puede ser muy lujosa, pero continúa siendo una habitación en un hotel. El romanticismo huye para dejar lugar solo a la pasión, y luego… solo queda dormir. Una habitación de hotel es, en resumen, una cama.

Cabañas, la mejor opción

Cabañas, la mejor opción
Cabañas, la mejor opción

Buscar un entorno cálido, romántico y hogareño a la vez, es lo que debes buscar. Escuchar música frente a una hoguera, sentados en la alfombra… eso es otra cosa. Charlar y recordar, compartir el mejor de los silencios, el de las palabras que no se precisan. Hablar el idioma del amor.
Mirar al otro y ver aquél ser que conociste, que te quitó el sueño, que disparaba tu corazón y te hacía hacer locuras. Mirar a ese hombre o a esa mujer y reconocerlo. Para esto se precisa estar en paz, en un ambiente tenue y tranquilo. Dicen que cuando el amor habla lo hace entre susurros.
Hacer el amor y luego caminar mirando el cielo estrellado. Escuchar el murmullo de un arroyo como fondo del mejor de los besos… todo es posible si se escoge un buen destino: una cabaña en las montañas.
En Argentina existen decenas de opciones y la mejor, la que representa las cinco estrellas de los paisajes: el Cordón del Plata y el imponente Aconcagua. Alojarse en una cabaña, por ejemplo en la Villa de Uspallata o en el cercano piedemonte, en El Challao, podría ser realmente la  mejor opción si de reencuentros se trata.
Todo vale si ambos tienen la intención de nutrir el amor que los reunió un día. Unos días en una cabaña podrían recuperar la magia perdida y el “aire de montaña” oxigenar la vida diaria para recorrer un nuevo año juntos.
Las montañas de Mendoza, donde todo es posible
Las montañas de Mendoza, donde todo es posible

 
 

Publicado el

Uspallata, muy cerca del cielo

   Uspallata – Hogar del cóndor

Uspallata, un paisaje conmovedor
Uspallata, un paisaje conmovedor

 
 
El Valle de Uspallata se ubica a 100 km de Mendoza, acogido por el Cordón del Plata, recibe las aguas del Río Mendoza y  de Picheuta de y los cristalinos arroyos de San Alberto y Uspallata. Un lugar diferente, su verde intenso y profundo se riega por las laderas, este valle se olvida del desierto y se muestra fértil en cada rincón. Siempre listo, el sol de Uspallata no hace caso de las intensas nevadas de invierno o copiosas lluvias de primavera, en algún momento se deja ver, coloreando las cumbres nevadas. Si un pintor hiciera un cuadro que copiara textualmente los matices de Uspallata, al verlo dirían que no puede ser real, porque aquí,  la naturaleza no ahorró en colores, encendiendo las mañanas y apagando los atardeceres con rojo, salmón y turquesa, mezclados con pasión.
Histótico Puente colonial de Picheuta
Histótico Puente colonial de Picheuta

 
En este valle nace la Ruta Nacional 149, para unir Mendoza a su hermana provincia de San Juan, a través de sus localidades: Barreal, Calingasta y  Tamberías, un recorrido imperdible y maravilloso como pocos en el país. Su altura varía entre 1900 y 2500msnm, y a lo largo de su historia, dejó de ser un sitio de paso hacia y desde Chile, para transformarse en un destino único para vacacionar o  alojarse y también para las diferentes formas de turismo aventura y vacacional, practicar trekking, cabalgatas, pesca, safaris fotográficos entre otros… Destino de miles de turistas nacionales e internacionales, entre los que destacan por su fidelidad, los italianos, alemanes, estadounidenses, españoles y franceses.
El paisaje sorprende en cada tramo, destacándose por supuesto la cordillera de Los Andes, con las nieves eternas de la Cordillera de El Tigre. Quien entra en este valle es atrapado por su belleza, sus arroyos de agua pura de deshielo, sus mágicas alamedas, sus callecitas con pendiente que dibujan un maravilloso pueblo. No hay posibilidad de aburrirse, los visitantes, en familia, en grupo o en soledad, pueden disfrutar de la hospitalidad del valle en restaurantes, donde se puede experimentar la gastronomía de excelencia, pero muy autóctona, con comidas típicas, chivitos, empanadas, asados y parrilladas.
 
Hermosa vista desde una cabaña
Hermosa vista desde una cabaña

 
Posee  cinco hoteles, tres campings, tres empresas que ofrecen cabañas, hosterías,  centros de compras, feria artesanal, bancos, estaciones de servicios,  alquiler de equipos para los diferentes deportes como esquí, trekking, escalada, etc. Para los amantes de la pesca de montaña, una abundante población de truchas salmonadas y grises, con excelente porcentaje de captura.
Cuando la noche llega, este valle no duerme, la diversión nocturna desvela a los habitantes del lugar. Dos pubs, una confitería con bowling y las salas de juego que ofrece el Gran Hotel Uspallata.
En los últimos años se viene desarrollando una modalidad de turismo denominada “astronómico”, que atrae a los miles de fanáticos que tiene el espectáculo de uno de los cielos más limpios del planeta. Llegan con entusiasmo los “contadores de estrellas” para dibujar sus propios mapas del cielo.
Otra manera de hacer turismo en Uspallata, es recorrer sus tesoros mineros, arqueológicos, y también ecológicos. Se destaca el cerro Siete Colores, el bosque de Darwin, el acceso a las Bóvedas (construidas a fines del siglo XVIII, patrimonio sanmartiniano), así como las minas del Paramillo.
Minas de San Jorge, yacimiento de oro y cobre
Minas de San Jorge, yacimiento de oro y cobre

 
 

   Uspallata y su historia

 
Un aspecto que no puede eludirse, es el pasado histórico cultural, ya que en sus caminos se llevó a cabo la increíble gesta sanmartiniana, en ese entonces, se concentraron aquí dos ejércitos, preparándose para la épica tarea de liberación. Aunque también fue posta para la avanzada del virreinato en épocas anteriores.
Pero la historia no sería bien contada, si no se dijera que en estas tierras los huarpes tenían su territorio, que fuera también visitado por diaguitas y mapuches. Grandes ceremonias de sanación se desarrollaban en este místico valle, como lo muestran los petroglifos plasmados en el cerro Tunduqueral, con una antigüedad de 800 años. Este cerro, cuyo nombre original es “Apus Tundunqueral, se encuentra a solo 7 kms del paraje de Uspallata. Un  pasado, donde también incursionaron los grandiosos incas, trayendo sus conocimientos invalorables sobre irrigación y cultivo, fue un crisol de culturas, ritos y creencias.

Petroglifos
Petroglifos

 
 

    Turismo esotérico

 
La mística de los antiguos moradores, alimentada por la magia propia de la naturaleza, se mantuvo latente hasta estos días, propiciando en el valle las multitudinarias reuniones de grupos como el “siloísmo”a cargo del misterioso personaje Mario Rodríguez, cuya finalidad tenía mucho en común con los antiguos rituales, la curación interior para la sanación integral. Estas reuniones o congresos se realizaron hasta 2004 en el Parque Punta de Vacas, congregando a unos diez mil adeptos llegados desde todas las ciudades seguidoras de Silo.
Pero no solo el siloísmo ha considerado al Valle Uspallata, un sitio especial o sagrado, residen en el lugar algunos maestros espirituales, grupos de metafísica, y varias agrupaciones cuya temática es espiritual, realizan sus encuentros, retiros y congresos, en este lugar. Tal vez, la confluencia de tres ríos es interpretada como una señal, tal vez se considere al Aconcagua, un portal, o el mismo valle se interprete como un centro de energía especial. Lo cierto es que entre meditaciones, charlas y temascales, Uspallata muestra su costado esotérico, atestiguado por quienes aseguran sentirse mejor, con una conciencia más profunda y reflexiva, cuando visitan el paraje.
Como si esto fuera poco, en 2008, se realizó la presentación oficial de la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia que culminara con un cierre inolvidable el 2 de enero de 2009, aniversario del nacimiento de Gandhi, ese día fue declarado Día Internacional de la No Violencia.

Día Internacional de la No Violencia
Día Internacional de la No Violencia

 

    Auge, población e infraestructura

El magnífico paisaje de Uspallata, la paz que se respira en cada espacio de este lugar de ensueño, son condiciones para que, según los últimos estudios del Instituto de Geografía de la UNCuyo, se considere uno de los lugares con mayor crecimiento poblacional de la provincia, aumentando en promedio, entre 2001 y 2010, un 148% la cantidad de habitantes estables, contando hoy los 9.000 y creciendo.
A esta población se le suma la gran cantidad de turistas que visitan el valle en las 4 temporadas anuales y la creciente circulación de camiones (promedio de 1.000 por día)  y vehículos por el Corredor Internacional. Tal vez el problema que subyace es que no se alcanza a generar suficiente infraestructura para acompañar el crecimiento. Los hoteles, con una capacidad de 1400 plazas y las cabañas, con unas 300 plazas más, son rebasados por la gran cantidad de turistas. Y aunque esta afluencia enriquece y fortalece la economía del lugar, es importante considerar, que se deben hacer más y constantes inversiones para responder al consumo de agua, electricidad,gas, alojamiento, recursos de los cajeros automáticos e insumos, por ejemplo, para el hospital Luis CHrabalowski, el único en alta montaña.
Un verdadero desafío tanto para los delegados municipales y habitantes del lugar, como para las entidades de preservación ecológica, y el gobierno de la provincia.
 
.

Publicado el

Reserva Natural Divisadero largo

vista panorámica de la Reserva Natural Divisadero Largo

 
El pedemonte mendocino siempre guarda historia, y en su increíble y única belleza, un sinfín de lugares que convocan a disfrutar. La Reserva Natural Divisadero Largo es uno de estos espacios que tienen tanto para mostrar, en sus valles, quebradas y cerros. Especialmente porque su composición mineral es determinante en los vivos colores que se observan. Fue creada para preservar el área de la cuenca, con su composición terciaria y triásica,  declarada Reserva en 1983, con una extensión de 492 has, con una longitud de 10 km y en su zona más ancha, 0,9 km. Se ubica a una distancia de 8 kilómetros de la ciudad de Mendoza, justo enlazando los departamentos de Las Heras y la Capital de la provincia. Sus límites se demarcan por afluentes de la cuenca aluvional y se definen al norte por el Río Aguas del Medio y afluentes Papagayos; al sur por el Río Papagayos, igual que al este, y al oeste por el Río Aguas del Medio.
Su nombre se refiere al Cerro Divisadero, un espectacular punto de vigilancia, utilizado por los huarpes Sigue leyendo Reserva Natural Divisadero largo